ALEX-BACH , Manejo, Nutricion

CÓMO LOGRAR UN BUEN DESTETE DE LA NOVILLA

En los últimos años, una parte importante de los productores ha aumentado el suministro de leche a las terneras durante la primera fase de vida (por los beneficios que esta práctica comporta y que hemos comentado en los anteriores posts de este blog). Sin embargo, este aporte mayor de leche ha supuesto un reto para la ternera durante el destete, pues el consumo de sólidos suele disminuir al aumentar el aporte de leche.

Figura 1. Evolución del consumo de sólidos a lo largo del tiempo.

Figura 1

Entonces, ¿debemos o no debemos aportar leche extra a las novillas?

La transición, o la semana previa y las 3-4 semanas posteriores al destete, es una de las fases más rentables en la producción de terneras

Es obvio que aportes superiores de leche promueven un mayor crecimiento, una mejor eficiencia de la producción, y un mejor estado sanitario de la ternera; pero también aumentan el estrés y la incidencia de enfermedades, y disminuyen el crecimiento alrededor del destete debido a un consumo insuficiente de sólidos para hacer frente a las necesidades nutricionales una vez se retira el aporte de leche.

La transición, o la semana previa y las 3-4 semanas posteriores al destete, es una de las fases más rentables en la producción de terneras. La Figura 2 muestra la evolución de los costes de alimentación (en azul) y la eficiencia de conversión (en negro) a lo largo de la vida de la ternera. En esta figura se puede apreciar como durante la transición depositar 1 kg de peso vivo cuesta menos de 1 euro (0.8 euros), mientras que en el pre-destete o al final del ciclo de la recría es superior a los 2 euros/kg.

Figura 2. Evolución del coste de alimentación, eficiencia de conversión y coste de depositar 1 kg de peso vivo a lo largo de distintas edades de la ternera.

Figura 2

Por este motivo, un bueno objetivo de crecimiento en el destete es de 1.2 kg/d. Para conseguir este crecimiento (y los beneficios económicos que este conlleva), es imperativo que las terneras coman como mínimo 2 kg de sólidos en el momento del destete (Figura 3). Si bien es cierto que las terneras se pueden destetar con consumos de 500 o 1.000 g/d de sólidos, con estos consumos no van a ser capaces de crecer más que 550 o 800 g/d, crecimientos que no sólo pueden aumentar el coste total de la recría, sino también comprometer la salud de los animales.

Figura 3. Relación entre el consumo de sólidos antes del destete y el crecimiento posterior al destete.

Figura 3

En definitiva…

Un buen destete depende, primero de todo, de un buen programa de alimentación durante el pre-destete (pellet, heno muy fibroso o paja picada, etc.) que induzca un buen desarrollo ruminal y una buena capacidad de digestión.

Además, es importante, especialmente cuando se ofrecen cantidades generosas de leche (> 750 g/d), realizar un destete progresivo reduciendo paulatinamente la oferta a lo largo de 2 semanas. Sin embargo, este sistema sólo es aplicable con nodrizas automatizadas. En el resto de situaciones, lo recomendable es reducir la cantidad de litros ofrecidos en cada toma unas 3 semanas antes del deteste (es decir, si se ofrecían 3 litros por la mañana y 3 por la tarde, pasar a 2 por la mañana y 2 por la tarde).

Es importante mantener las dos tomas para permitir una mejor adaptación de la ternera a la reducción de nutrientes. Luego, una semana antes del destete, se puede eliminar una de las dos tomas (por ejemplo, pasando sólo a 2 litros por día en una única toma).