JAVIER-HERAS-SANCHEZ, Nutricion

¿CÓMO ELEGIR UN BUEN LACTOREEMPLAZANTE? (II)

La calidad: ¡el origen de los ingredientes es importante!

La proteína es uno de los nutrientes más importantes en los lactoreemplazantes (LR), por lo que conocer y escoger las fuentes de proteína adecuadas será un factor que afectará directamente la calidad del producto.
Las fuentes de proteína que se utilizan en los sustitutos de la leche se dividen en proteínas de origen lácteo o no lácteo. Dentro del primer grupo encontramos el suero lácteo (y sus derivados), la leche descremada y la caseína. En Estados Unidos las proteínas del suero lácteo son las más utilizadas, pero en Europa predominan los LR formulados con leche descremada. En cuanto a las proteínas de origen no lácteo, encontramos mayoritariamente fuentes de proteína vegetal, tales como la soja, el trigo, la patata, el arroz, el guisante…

Aunque las fuentes de proteína vegetal son más económicas, no son equivalentes a la proteína láctea

Es importante entender que, aunque estas fuentes de proteína son más económicas, no son equivalentes a la proteína láctea. Las terneras muy jóvenes (< de 3 semanas de edad) no son capaces de digerir de forma eficiente proteínas que no sean de origen lácteo, de manera que podemos encontrar problemas de diarreas y retrasos en los crecimientos. Esencialmente, las proteínas que proceden de la leche presentan un perfil de aminoácidos balanceado, muy favorable y son altamente digestibles, mientras que las fuentes de proteína vegetal contienen factores antinutritivos que disminuyen la digestibilidad de los nutrientes y, en consecuencia, el crecimiento de los animales. A pesar de los beneficios que ofrecen las proteínas de la leche, el coste económico que añaden al LR hace que se sigan buscando alternativas más baratas con las proteínas de origen vegetal como, por ejemplo, el gluten hidrolizado de trigo o el concentrado de proteína de arroz que, a priori, no contienen factores antinutritivos. Aun así, en un estudio realizado por Hill y col. (2008), vieron que al añadir diferentes porcentajes de estos dos ingredientes en el LR, repercutía negativamente en la ganancia media diaria y en la eficiencia alimentaria de los terneros (Gráfica 1).

Gráfica 1. Ganancia media diaria (GMD, g/d) de terneros alimentados con LR con distintos porcentajes de gluten hidrolizado de trigo (HWG) (0, 6, 12%) y concentrado de proteína de arroz (RPC) (0, 8, 16%) durante la fase de lactancia.

Grafica-01

Es por todo ello que conocer el origen de la proteína será especialmente interesante porque nos ayudará a discriminar un LR de mayor calidad de uno de menor categoría.

Fibra

Las principales fuentes de energía deberían proceder principalmente de la lactosa y de grasa altamente digestible

Otro punto que nos ayudará a valorar la calidad de la proteína es el contenido en fibra presente en el LR. La fibra bruta, que varía en porcentaje según el origen de la proteína, está relacionada con la cantidad de proteína vegetal que pueda contener el LR. Aun así, algunas fuentes de proteína vegetal, como puede ser el concentrado de proteína de soja, no contienen fibra (o en su defecto porcentajes mínimos), por lo que comprobar solamente la composición nutricional de la etiqueta no es suficiente, pues en este caso señalaría 0% fibra aun incorporando a la fórmula una fuente de origen vegetal. Esto implica que hay que comprobar también los ingredientes de la etiqueta.

Energía

Referente a la energía, las principales fuentes deberían proceder principalmente de la lactosa y de grasa altamente digestible. La ternera es capaz de metabolizar ácidos grasos de cadena corta y de cadena larga que estén saturados, por el contrario, no es capaz de digerir correctamente las grasas insaturadas. Las fuentes de grasa más utilizadas en los LR a nivel europeo provienen de aceites vegetales como el aceite de palma o de coco, ácidos grasos de cadena media que presentan coeficientes de digestibilidad entre el 92 y 96% (la grasa de la leche presenta coeficientes de digestibilidad del 95-97%). Otras fuentes de grasa como pueden ser la manteca o el sebo, utilizadas en Estados Unidos, presentan digestibilidades menores (88-90%) (Adaptado de Davis y Drackley, 1998).

La lactosa, el carbohidrato de la leche y altamente digestible, es un componente del suero lácteo y del concentrado proteico de suero con la mitad de energía que la grasa. Los niveles de lactosa típicos de los LR oscilan entre el 40 y 50%. La lactasa es el enzima principal para digerir los carbohidratos en terneras muy jóvenes, las amilasas y maltasa responsables de digerir el almidón se encuentran en muy bajas cantidades en los recién nacidos, por lo que la lactosa, glucosa y galactosa son los únicos carbohidratos que pueden digerir las terneras jóvenes.

Conclusión: los 5 puntos a recordar

  • Comprueba que los porcentajes de proteína y grasa del LR sean los adecuados
  • Las terneras muy jóvenes deberían tomar un LR cuya fuente de proteína fuese mayoritariamente láctea
  • Examina la etiqueta del producto para contrastar las calidades
  • La nutrición será clave para el crecimiento de la ternera y para su futuro como vaca de producción
  • La mejor manera de determinar la calidad del LR es a través de los crecimientos y rendimientos