ALFONSO MONGE, Manejo

MANEJO REPRODUCTIVO DE LA NOVILLA DE REPOSICIÓN I: PARQUES DE CUBRICIÓN

¿Esto es fácil de conseguir? En mi opinión, no. Lo primero es que una novilla con un peso y un tamaño adecuados para ser inseminada no tiene la misma edad muchas veces ni en la misma ganadería; qué decir cuando hablamos de ganaderías distintas. Entonces, ¿podemos aplicar los mismos criterios a la hora de empezar a inseminar? Hay muchos factores que influyen y que exigen dedicación diaria y constante de un grupo de personas que deben trabajar en equipo para lograr el objetivo.

En los sucesivos posts indicaremos los condicionantes y las distintas formas y maneras de actuar para lograr este objetivo.

Organización del trabajo: parques de cubrición

¿Cómo podemos plantear el trabajo para conseguir dejar preñadas a las novillas en ese periodo considerado como rentable? Nuestra meta, como dijimos, debe ser el conseguir que la mayoría de las novillas paran a los 23-24 meses.

El primer condicionante que se nos plantea es que tengamos un parque de novillas de cubrición. Algunos ganaderos, dependiendo del tamaño de su ganadería, de las instalaciones o sistemas de trabajo que posean, van a ser reacios a tener un parque independiente para las novillas de cubrición, pero debe ser así.

Una vez tenemos el parque, ¿cuál debería ser el criterio a adoptar para decidir que una novilla debe ir al parque de cubrición? Algunos deciden por tamaño, otros por edad, otros por peso o combinaciones de ambos. Lo que es bien sabido es que las novillas pre-púberes y púberes empiezan a ciclar cuando alcanzan un determinado peso, antes no.

Las novillas frisonas alcanzan la pubertad cuando su peso es un 45-50% de lo que será su peso adulto. Si hablamos de novillas frisonas ese peso es de 250-325 Kg aproximadamente. Pero, ¿tienen las ganaderías españolas la posibilidad de pesar a sus novillas para saber cuándo han alcanzado este peso? En nuestro país diría que muy pocas; aunque es cierto que muchos ganaderos son capaces de estimar pesos corporales y no equivocarse demasiado. Otra indicación que podemos utilizar es el tamaño: 1.35 metros a la cruz o 1.32 al nacimiento de la cola. Quizás una combinación de peso, tamaño y condición corporal sea el criterio más adecuado para decidir que una novilla vaya al parque de cubrición.

Distintos tamaños y pesos en el parque de cubrición Novilla con peso adecuado para ser inseminada
Distintos tamaños y pesos en el parque de cubrición Novilla con peso adecuado para ser inseminada

Una vez que tenemos el grupo de novillas que van a ir al parque de cubrición, lo siguiente es decidir cuál va a ser nuestra estrategia de trabajo para conseguir dejarlas gestantes, algo que desarrollaremos en los próximos posts.