ARNAU-ALVAREZ, Gestión-economica

RECRÍA LEAN DE TERNERAS PARA UNA MAYOR PROFESIONALIZACIÓN

El Lean manufacturing ayuda a los ganaderos a asemejar su sistema de producción animal a los sistemas industriales más desarrollados, y a profesionalizar un negocio ávido de ello. El sistema resume, además, los temas que he ido tratando y publicando en el presente Blog.

El Lean se fundamenta en 5 principios que pueden adaptarse a la recría de terneras:

  1. Identificar el valor: averiguar cuál es la mejor relación entre el coste de producción (comentado en el post “El coste de recriar una novilla: el peso de las diferencias”) y su retorno, además de conocer la importancia de la reposición en una granja.
  2. Representar el flujo de valor y reducción de los desperdicios: determinar el flujo de procesos en una granja y detectar los puntos dónde pueden producirse desperdicios.
  3. Crear y mantener el flujo: como hablamos en el post “Objetivos económicos y estrategias de alimentación de la recría”, desde la toma de calostro hasta el parto es un empuje constante hacia la producción de leche. El buen manejo en las primeras fases, dónde las terneras son más vulnerables pero la eficiencia alimentaria es mucho mayor, permite que se sucedan etapas posteriores y se mantenga el flujo de recría.
  4. Facilitar el Pull: conseguir que la producción se efectúe bajo la demanda de la granja y de las necesidades de leche en el mercado, evitando insuficiencias o excesos de terneras.
  5. Buscar la perfección con mejoras constantes: en el post “Saganing en la recría de novillas” mencionamos la importancia de tener iniciativa y ser tenaz en la búsqueda de nuevos manejos que mejoren los resultados.

Para el mantenimiento del flujo de la recría es fundamental eliminar o reducir los muda (desperdicios, en japonés). El sistema Lean define aquellos ocho de mayor impacto:

  1. Sobreproducción: en el artículo “Leche barata y límite de producción: ¿qué hacer con la recría?” explicamos la importancia de ajustar la cantidad de terneras a recriar a las necesidades de la granja con el fin de no incrementar innecesariamente el coste total.
  2. Transporte: minimizar los transportes de animales y la distancia de los trayectos reduce el coste y evita el reto que representa para su salud.

    El sistema Lean de producción aporta ideas y métodos para conseguir un mejor impacto económico de la recría de terneras sobre el negocio lechero.

  3. Tiempo de espera: el retraso de la edad al parto, fruto de crecimientos lentos o retrasos reproductivos, encarece la recría, reduce la producción al primer parto y dificulta la reposición.
  4. Procesado inapropiado: la mala alimentación y los manejos innecesarios, incorrectos o mejorables dificultan la producción.
  5. Inventario: el exceso de novillas genera pérdidas por malos crecimientos y patologías asociados a la densidad, por venta a bajo coste, por incapacidad de aprovechar vacas productivas, etc.
  6. Productos defectuosos: novillas con poco peso al parto, neumonía crónica, infertilidad u otras enfermedades deben evitarse o bien eliminar. De otra forma, su retorno será insuficiente y tendrán una vida productiva inferior.
  7. Movimientos innecesarios durante la producción: los movimientos conllevan nuevas jerarquías, por lo que deben minimizarse y evitar hacerlos individualmente.
  8. Talento inutilizado: las terneras con buena genética deben poder expresar su talento mediante un buen crecimiento. En caso contrario, la inversión en selección y genética fracasará. Por otro lado, aquellos trabajadores con mejores aptitudes para trabajar con terneras deben aprovecharse, ya que el retorno de la mano de obra será mayor.

 

Existe extensa literatura sobre la producción Lean adaptada a multitud de negocios. Únicamente es cuestión de considerar qué puede ser más útil y cómo se puede implantar para conseguir una mayor profesionalización de la recría de terneras en nuestras ganaderías.