JAVIER-HERAS-SANCHEZ, Manejo

CHECKLIST PARA AFRONTAR LOS PROBLEMAS EN TERNERAS DE MANERA ORDENADA Y SISTEMÁTICA (II)

Todos los puntos de un sistema de control deben considerase como un conjunto, pues si falla uno, existe una repercusión directa al resto. Es por ello por lo que debemos educar al ganadero/a de la importancia de seguir todas las pautas establecidas en la lista de verificación para que el manejo de sus terneras sea realmente el adecuado.

Alimentación: establecer un plan estándar y protocolizado

En anteriores posts ya hablamos sobre la importancia de la cantidad y calidad de los lacto-reemplazantes (LR), aun así, tanto si se utiliza LR como leche de descarte , hay que instaurar un plan de alimentación estándar y protocolizado para asegurar el correcto aporte de energía en las diferentes fases de crecimiento. Con ello también conseguimos realizar destetes más tempranos sin afectar el objetivo final de crecimiento.

La temperatura de administración de la leche (39 - 41ºC) así como la concentración (entre el 12.5 y el 15%) es fundamental para evitar diarreas. Conjuntamente, hay que ofrecer agua y pienso ad libitum desde el primer día de vida, pues es el consumo de concentrado el responsable del correcto desarrollo del epitelio ruminal. Además, ofrecer desde las primeras edades componentes fibrosos (tales como paja) en la dieta es positivo para la salud intestinal de la ternera.

Alojamiento: controlar la humedad y la ventilación

Es imprescindible que esté limpio, sin humedad, libre de corrientes de aire y bien orientado. Hay que tener en cuenta que las terneras pasan la mayoría del tiempo tumbadas, por lo que asegurarles una cama limpia y libre de humedad no solo disminuye el riesgo de infecciones y estrés, sino que aumenta su confort repercutiendo de manera positiva sobre su salud y crecimiento.

Una buena calidad del aire, condicionada por la ventilación del alojamiento, hace que la concentración de los gases, el polvo y los patógenos se mantenga en el límite bajo. Una mala ventilación provoca problemas respiratorios y menores índices de conversión (Hill y col. 2011).

Respecto al posicionamiento de las casetas, es importante valorar dos variables:

  • corrientes dominantes de aire y
  • orientación respecto al sol.

Por lo general casetas cara sur o sureste suele ser la mejor opción para bloquear las corrientes.

Control de enfermedades y tratamientos

Uno de los puntos débiles y con mayor margen de mejora en las granjas es el registro de tratamientos y animales enfermos. Con un buen registro de salud se pone de manifiesto el grupo de edad problemático y se facilita la resolución del caso. Además, disponer de este tipo de información permite conocer si estamos frente episodios recurrentes o esporádicos, centrados en una época del año o no, asociados a cambios de manejo… por ello, organizar e implementar una hoja de registro sencilla es básico.

Por lo general casetas cara sur o sureste suele ser la mejor opción para bloquear las corrientes

Facilitar protocolos de tratamiento, principalmente para los casos de diarreas y neumonías, así como para el descornado, es otro de los trabajos a realizar como veterinarios. Estos protocolos deben constar siempre por escrito, ser fáciles de entender y contener la información básica de interés para el ganadero (nombre comercial de los productos, posología del tratamiento, pasos a seguir…).
El mensaje final que debemos trasladar al cuidador de las terneras es que el conjunto de actuaciones (alimentación, alojamiento, registro de datos, pre-parto, calostro…) tiene un doble objetivo: prevención de enfermedades y maximizar el potencial genético del individuo, tanto a corto como a largo plazo.

Puedes descargarte el checklist completo aquí .

Referencias
Hill TM., Bateman HG., Aldrich JM., Schlotterbeck RL. 2011. Comparisons of housing, bedding, and cooling options for dairy calves. J Dairy Sci. 94(4): 2138-2146.